lunes, 24 de julio de 2017

#TrenDignoYa para #Extremadura




Cuando Extremadura fue Lusitania, los romanos pusieron a Extremadura, con su calzada "Vía de la Plata", en el mapa. Luego fuimos escenario improductivo​ de guerras de reconquistas por órdenes militares y religiosas, y tierra extensa despoblada de marineros en busca de un oceano. Más tarde, la Restauración no trajo nada mejor que profundizar en un centralismo a cambio de la apuesta arancelaria de Canovas del Castillo que repartiera el pastel entre las élites centrípetas y centrífugas con medidas proteccionistas para sus haciendas. 

Y las dictaduras mantuvieron las inercias para contentarlas con más infraestructuras, utilizándose  nuestros ahorros, de manera obligada, a financiar la deuda de esas comunidades donde dictadores, monarcas y esta democracia burguesa fijaron y diseñaron los polos insostenibles de desarrollo. En los años sesenta, Franco con su "manu militari" obligaba a que con los ahorros de los extremeños se  comprase la deuda de grandes ciudades como Barcelona porque para qué íbamos a invertir en nuestra tierra si el papel adjudicado era el posibilitar la mano de obra barata que otros territorios, con medidas proteccionistas, necesitaban para manufacturarnos a precio de oro.

Con la Democracia, se cerró el "Ruta de la Plata", con la aquiescencia de Ibarra y luego dejaron de atravesar nuestra tierra los trenes de largo recorrido como el "Lusitania" y el "Sierra de Gredos".  Y todo porque pintábamos y seguimos pintando un mojón, porque no "incendiamos" nada ni nuestra representación parlamentaria supone un papel decisorio más allá del millón de extremeños que quedamos porque nunca dispusimos del otro millón de la diáspora que nos birlaron. Nos cabe el honor de haber conseguido la desconexión de España sin proponérnoslo.
 
Ferrocarriles con traviesas del siglo XIX, con velocidades a 50 o 60 kms por hora en determinados tramos y ningún km electrificado en una región exportadora de electricidad. En los Presupuestos Generales del Estado de 2017, el Arco Mediterráneo se lleva 1400 millones de euros, el Norte, por aquello del nacionalismo bien entendido, 960 millones, y el N.O., será por la cuestión de paisanaje, 728 millones. En Extremadura, donde no se ha celebrado el veinticinco aniversario del AVE, 198 millones.  

Ya no valen amenazas, porque acción es lo que necesitamos con movilizaciones en la próxima otoñada de esta comunidad también histórica, porque ésta si que es nuestra historia y no la oportunista invención de un relato. Negro sobre blanco nos la jugamos en los presupuestos del próximo año. Me da el olfato que en la próxima legislatura se la juegan, con esto del tren digno, tanto Vara como Monago. Aunque creo que lleva ventaja Vara, porque el que fuera senador y "viajero subvencionado" sigue jugando a convencido y descansado capataz canovista. 

El día de Extremadura, 8 de Septiembre, debemos alzar la voz y el ánimo.


Con el Tren Progresamos: (escrito en 1955)



No hay comentarios:

Publicar un comentario