viernes, 4 de agosto de 2017

Me llevo vuestros nombres

                                                    
"Los pasados se pierden, pero no cuando caen en el saco sin fondo 
del tiempo, sino cuando dejan de pertenecernos o dejamos de pertenecerles"  
L.G. Montero

En otro tiempo y en otro espacio, de mi escuela al sindicato me llevé sus nutridos nombres. Ahora, de mi sindicato a la escuela me llevo los vuestros; agradecido y orgulloso. Tiempos de tránsito, de despedida difícil, de nuevas miradas, pero tiempos de recuentos y acopios de la fortuna de haber conocido y sentido cercano vuestros nombres. Acabo de irme y ya sois añorados. Tiempos para organizar y acomodar la maleta al patrimonio vital vivido y explorar en otros escenarios los nuevos caminos, seguro que con otras incertidumbres pero con un común relato. 


Me llevo una mochila llena de vuestros poblados nombres que asegura nuevos reencuentros, de sentimientos de perdida por lo que ya pasó y por lo que hicimos, y rabia por lo que no pudimos hacer. Tiempo de amasar y cuidar los recuerdos para no malgastarlos, deformándolos en vano. Tiempos de hacer memoria, que retienen el ayer y que rememoran múltiples emociones; argamasa secular de los afectos forjados. Tiempo para nuevos proyectos vitales, para seguir creyendo y apostando, en la escuela o en el sindicato, por los mismos valores que dieron y que darán sentido a otro tiempo. 


Me llevo todo el sumatorio de vuestros nombres, nombres multiplicados, nombres vinculados a la risa o al llanto, a la trinchera compartida, a los sueños rotos o que seguimos soñando, a la pasión de un colectivo abrazo y también al dolor de alguna que otra abultada derrota. Todo un privilegio de paisaje brotando vuestros nombres con la fortaleza, y el color nítido de nuestro tantas veces viajado y compartido extenso encinar.   


Pero también me llevo retratados los nombres de los "innombrables", los nombres de los "otros", de los enemigos de lo colectivo, porque ya se que nunca darán tregua, por los siglos de los siglos. Lo han demostrado con sobrada nota y su genética les seguirá invitando a la compulsiva persistencia de su clasista inutilidad. Hay pulsiones destructoras que son tan viejas como la naturaleza humana. Si, me llevo todos sus nombres, para ignorarlos o volver a confrontarlos si así fuera necesario. Ni olvido, ni perdón. 

Los que perdimos la inocencia seguimos soñando con alamedas imposibles pero recordaremos por siempre como usaron el púlpito, la res pública, sus consejos y sus gobiernos indiferentes para criminalizar a los divergentes o a los depauperados. Tan prescindibles como una copa de arena en el desierto. Ya os digo; están identificados en sus afanes, en sus siglas y en sus individuales y manchados nombres.


Con la brizna viva y serena de todos vuestros extensos nombres: Abel, Alberto, Alvaro, Ana, Angel, Antonio, Bea, Carlos, Candelo, Carmen, Chemita, Chemari, Concha, Cruces, David, Edu, Emilio, Encarna, Felicidad, Felix, Fernando, Guillermo, Javier, José Luis, Helena, Inés, Isabel, Joaquín, Juan, Juani, Julián, Laura, Lupe, Manuel, Maria, Marta, Meli, Nico, Noemi, Paco, Paloma, Puerto, Queca, Ramón, Raúl, Reyes, Ricardo, Rocio, Rosa, Santiago, Satu, Sole, Sergi, Sheila, Tedo, Tina, Valentin, Victor, Viky y otras decenas de mucho más nombres. ¿Cómo no haber sentido el privilegio de haberos conocido, aunque en momentos de barro y sombra sintiéramos la soledad de ya no querernos tanto?. Tal vez, revolviéndonos y decepcionados de tanto chocar con la realidad, y a pesar de todo ello ha merecido mucho más que el acúmulo de cientos de penas. 

Seguro que el tiempo nos devolverá, de nuevo, a las querencias y a los afectos. A la izquierda siempre la salvo el reconocimiento y la memoria. Me llevo todos vuestros sólidos, extensos y vividos nombres. Y todo lo que arropan dos palabras como un paraguas: Comisiones Obreras.  
 




miércoles, 2 de agosto de 2017

Marian da una lección de empleo a Vara


Cuando oigo valorar los datos de paro a la portavoz de Empleo del Grupo P.P. en la Asamblea de Extremadura, María Ángeles Muñoz, confieso que me aplico a escuchar su análisis para comprobar si esta vez no queda en evidencia su puerilidad analítica.

Marian dice que "corren malos tiempos" para Extremadura desde que se "inició esta legislatura presidida por Guillermo F. Vara", ya que sus políticas crean un "paro estructural y un empleo absolutamente coyuntural". 

Las opiniones son libres y gratis, pero a una política se le debe exigir consistencia y rigor en sus declaraciones. Desde el inicio de la legislatura de Vara, tomando como referencia el mes de junio de 2015 comparado con el mismo mes de 2017, los datos no son buenos pero mucho mejores que cuando ella gestionaba este negociado con cinco puntos más de tasa de paro. El silencio en algunos momentos nos hace más inteligentes.

Le regalo a Marian algunos datos que puede obtener del Observatorio de Empleo: 
  • Pasamos de 122.840 desempleados a 105.137 personas registradas en el SEXPE. Un 14,5% de caida del paro.
  • Respecto al Paro de Larga Duración -P.L.D.-, en junio de 2015 había 109.193 personas en esta situación, pasando en junio 2017 a 91.082 personas que sobrepasan los doce meses de paro. El descenso de P.L.D. es de un 16,5% y supone una disminución de 18.111 personas.                                                                                                             
  • De ellas, un 60% son mujeres, un 44% son personas mayores de 45 años y un 79,7% son de un nivel de cualificación que no alcanza más allá del bachillerato.                                                                   
  • Si Marian hiciera una comparativa en prestaciones por desempleo, a pesar de los recortes que su partido ha propiciado desde el 2012 con mayores de 52 años, comprobaría que Extremadura mejora en torno a dos puntos, pasando de una tasa de cobertura del 67,7% en junio de 2015, a un 69,5% si incluimos el subsidio agrario. En el caso de no incluir esta prestación, la mejoría también es positiva pasando de un 53,8% al 55,8%.                                                                             
  • En el caso de las prestaciones contributivas seguimos en torno al 13% sobre el total de personas en paro. Y eso es debido a que no se genera empleo de calidad y por lo tanto no se propicia el acceso a esta prestación. ¡Estas reformasí laborales¡. 
Y no, estos datos muy insuficientes aún, no se dan porque la economía vaya mejor, que es cierto que va mejor para una minoría. Esta mejora, que es paliativa, se debe a las políticas de concertación con CCOO, UGT y CREEx, que pusieron el acento en rescatar a aquellos que estaban en peores condiciones y sin prestación alguna. Son políticas que tienen que ver con el empleo social y con medidas complementarias que nunca van a dar respuestas estructurales a un mercado de trabajo cada vez más desregularizado, pero que han devuelto al circuito de las prestaciones a cientos de extremeños. Y entiendo que ni la concertación social, ni el empleo público sean referencias para Marian y los suyos, pero no haga, como todos los meses, análisis sin rigor más propios de un hooligan a sueldo.  

Y coincido con eso de "corren malos tiempos" para Extremadura. Y también con lo del "empleo conyuntural", pero es el mismo empleo que Marian, en los Consejos de Empleo, bajo la legislatura del PP, reivindicaba cantando las cifras record de contratos que se anunciaban mes a mes. Ya se lo decíamos algunos; que eso significaba más rotación, menos duración de los contratos y más fraude a la Seguridad Social, pero eramos unos "catastrofistas". Su partido ha generado ese subempleo, devaluando los salarios y la negociación colectiva.

Así que, Marian, las lecciones cuando se dan, hay que preparárselas. Por cierto, ¿Para cuando ese Plan de Convergencia para Extremadura, solicitado por la Junta de Extremadura a Rajoy, para el que nunca hay dinero?. 












lunes, 24 de julio de 2017

#TrenDignoYa para #Extremadura




Cuando Extremadura fue Lusitania, los romanos pusieron a Extremadura, con su calzada "Vía de la Plata", en el mapa. Luego fuimos escenario improductivo​ de guerras de reconquistas por órdenes militares y religiosas, y tierra extensa despoblada de marineros en busca de un oceano. Más tarde, la Restauración no trajo nada mejor que profundizar en un centralismo a cambio de la apuesta arancelaria de Canovas del Castillo que repartiera el pastel entre las élites centrípetas y centrífugas con medidas proteccionistas para sus haciendas. 

Y las dictaduras mantuvieron las inercias para contentarlas con más infraestructuras, utilizándose  nuestros ahorros, de manera obligada, a financiar la deuda de esas comunidades donde dictadores, monarcas y esta democracia burguesa fijaron y diseñaron los polos insostenibles de desarrollo. En los años sesenta, Franco con su "manu militari" obligaba a que con los ahorros de los extremeños se  comprase la deuda de grandes ciudades como Barcelona porque para qué íbamos a invertir en nuestra tierra si el papel adjudicado era el posibilitar la mano de obra barata que otros territorios, con medidas proteccionistas, necesitaban para manufacturarnos a precio de oro.

Con la Democracia, se cerró el "Ruta de la Plata", con la aquiescencia de Ibarra y luego dejaron de atravesar nuestra tierra los trenes de largo recorrido como el "Lusitania" y el "Sierra de Gredos".  Y todo porque pintábamos y seguimos pintando un mojón, porque no "incendiamos" nada ni nuestra representación parlamentaria supone un papel decisorio más allá del millón de extremeños que quedamos porque nunca dispusimos del otro millón de la diáspora que nos birlaron. Nos cabe el honor de haber conseguido la desconexión de España sin proponérnoslo.
 
Ferrocarriles con traviesas del siglo XIX, con velocidades a 50 o 60 kms por hora en determinados tramos y ningún km electrificado en una región exportadora de electricidad. En los Presupuestos Generales del Estado de 2017, el Arco Mediterráneo se lleva 1400 millones de euros, el Norte, por aquello del nacionalismo bien entendido, 960 millones, y el N.O., será por la cuestión de paisanaje, 728 millones. En Extremadura, donde no se ha celebrado el veinticinco aniversario del AVE, 198 millones.  

Ya no valen amenazas, porque acción es lo que necesitamos con movilizaciones en la próxima otoñada de esta comunidad también histórica, porque ésta si que es nuestra historia y no la oportunista invención de un relato. Negro sobre blanco nos la jugamos en los presupuestos del próximo año. Me da el olfato que en la próxima legislatura se la juegan, con esto del tren digno, tanto Vara como Monago. Aunque creo que lleva ventaja Vara, porque el que fuera senador y "viajero subvencionado" sigue jugando a convencido y descansado capataz canovista. 

El día de Extremadura, 8 de Septiembre, debemos alzar la voz y el ánimo.


Con el Tren Progresamos: (escrito en 1955)