lunes, 28 de diciembre de 2015

Evalúa tus competencias profesionales



Hace algunos años, Bill Gates afirmaba: "El secreto de nuestro éxito fue la competencia". Desde la Fundación Bill y Melinda Gates propician y alientan a las empresas a que contraten a sus empleados y empleadas basándose en su competencia y habilidades, y no en si tienen o no tienen una titulación oficial. De no ser así, opinan, muchas empresas están pasando por alto a potenciales empleados cualificados que se han preocupado por dominar un determinado campo solo porque no han podido acceder a la universidad. 
 
Esto no quiere decir que la titulación no se tenga en cuenta, sino que la obtención de un título no garantiza capacidad de organización, orientación al cliente, el trabajo en equipo o la inteligencia emocional para añadir un valor al producto. Por eso, antes de iniciar la  búsqueda de empleo, debes realizar un ejercicio de introspección por el cual concretemos nuestros valores, habilidades, preferencias profesionales y aquellas competencias que debemos señalar como los contenidos de nuestra "marca personal". No sirve decir quiero trabajar de cualquier cosa. Tengo que fijar posición porque para reducir expectativas siempre habrá tiempo. Nuestras capacidades, nuestras disposiciones darán el nivel de empleabilidad que tenemos.
 
Diccionario de Competencias Claves: En este diccionario de competencias encontrarás características personales relacionadas de forma causal con el éxito en un determinado lugar de trabajo. El Diccionario está compuesto por 21 competencias, las más valoradas en el mundo laboral actual. Cada una de las competencias está desglosada en 4 niveles de desarrollo. 


En este enlace podrás aprender todo un vocabulario relacionado con las competencias que serán claves para poner palabras a  todo lo que tu eres y de lo que sabes hacer en estas cinco categorías. 
  • Logro: Iniciativa, Orientación al logro, Planificación y Organización, Preocupación por el Orden y la Calidad.
  • Gestión del equipo: Dirección de personas, Liderazgo, Trabajo en equipo y cooperación. 
  • Gestión personal: Autoconfianza, Autocontrol, Compromiso con la organización, Flexibilidad y gestión del cambio. 
  • Influencia: Comunicación, Empatía, Negociación, Networking, Orientación al cliente.   
  • Pensamiento: Aprendizaje y utilización de conocimientos, Creatividad, Orientación estrategica, pensamiento analítico, Pensamiento conceptual.  
Aquí tienes una serie de tets con sus vínculos para iniciar tu ejercicio de autoevaluación y conocimiento:





Con todo ello, ganarás en seguridad a la hora de hacer una búsqueda selectiva de empleo, adecuado a tus expectativas y a tus capacidades. ¡Suerte¡

A mí me encuentras en:
twuiter: @CoqueDuran 
fcboux: Miguel Coque Durán

sábado, 19 de diciembre de 2015

Cuán exquisita es la pureza


Cúan exquisita es la pureza para poder situarte en el terreno imposible, aunque soñado, de la inocencia y así no dañar los efectos colaterales de una decisión que, en cadena, puede reactivar otras cientos con imprevisibles resultados. Si fuéramos tan solo una reacción química, tangible, exacta y de absoluta definición..., pero la vida es una elección en un caos de opciones desordenadas de la que terminamos no viendo sus escondidos flecos afilados.

La geografía que divisan los puros, siempre al otro lado de la realidad incendiada, hace posible que puedan persistir, ensimismados, en un permanente deshoje de margaritas, o eviten marchitarse los efectos de una respuesta, porque aún permanecen haciéndose las preguntas en un estado de levitación retroalimentado.

Cualquier decisión podría mancharles y conducirles a los espacios turbulentos de todo lo humano, donde la mayoría de las veces la toma de decisiones cotidiana debe bregar con la escasez, encalladas en la costa por la quietud de los vientos, jugándoles una mala pasada.

Cuán exquisita, ligera, serena pero estéril e inútil es la pureza. Los espíritus puros, persistentemente, divagan por la vida preguntándose, en el mejor de los casos, por qué deberían ellos tomar partido hasta mancharse, mientras la muerte está acechando a los otros, pendiendo de un hilo por su indiferencia. Mueren puros sin darse una respuesta, sin equívocos, sin tachadura alguna. Tan prescindibles como una copa de arena en el desierto. A veces, traspasan su inmaculada zona de confort y esbozan una ligera pelea contra su sombra. La palabra "santo" viene del griego "ayioç", que significa "separado", ya nos anuncia que si traspasas la linea elevada del cielo cuando se divisa en el horizonte, ya estás irreversiblemente infectado. 


Pero terminan llegando, con el azote del aire, todos vuestros rostros, con vuestras risas y miedos, con vuestra envidiable juventud cuando me hablabais de una misión y yo de un compromiso. ¿Cómo arrepentirse de haberos conocido, aunque decepcionados, sintiéramos ya no querernos?. Seguro que habrá más misiones pero ninguna como aquella: colectiva, romántica y transformadora, aunque con ella perdimos la inocencia de tanto chocar con la realidad. Pero mereció más que la pena. El tiempo nos devolverá la cordura y puede que el afecto. Reconocerse, nos puede salvar de aquella inevitable derrota.