jueves, 23 de julio de 2015

Se deslomó Monago, pero no fue suficiente








No fue suficiente que Monago se “deslomase” recorriendo miles de kilómetros, ni que pusiera en peligro su colesterol comiendo bocadillos, de pie, en la barra de los bares de las carreteras. No fue suficiente su baronía roja, ni tan siquiera su grito libertario de “la tierra para el que la trabaja” o “ni un paso atrás #Extremadura”, ni sus bandos de maitines para contarnos que en su Extremadura comenzaba a amanecer.

Hoy, espero, que la resultante de la EPA le devuelva a la realidad; aquella de la que escapaba obsesivamente a costa de fuegos artificiales. Fin al relato de su periplo por la necedad radiada en ingles. Extremadura cierra, en su serie histórica, con la mayor tasa de paro, jamás conocida en nuestra región, con un 29,56%; seis puntos más que cuando inició su legislatura.  

Para que quede claro; la resultante de su GOBEX son 29.300 empleos perdidos, 34.200 personas en paro más, 52.800 hogares sin ningún miembro trabajando, 90.800 desempleados en Paro de Larga Duración; subiendo más de un setenta por ciento bajo su gobierno, y jóvenes que alcanza la tasa de paro del 61%; a pesar de los “afortunados” que obtienen un contrato de formación, que no les forma y que supone un pasaporte para vivir en la precariedad y en la alienación. 

A Monago, lo de Baron Rojo le vendrá por "socializar" el subempleo. Con una Reforma Laboral aprobada por el PP, la contratación, en Extremadura, con una duración inferior al mes, supone el noventa por ciento, los contratos a tiempo parcial suben un sesenta por ciento y los contratos de aprendizaje se triplican. Salarios de misería para un modelo productivo mísero.

Ya puede, Sr. Monago, actualizar en su wilipedia estos datos para devolver el personaje a la persona.