lunes, 22 de junio de 2015

Cautivos y “desalmados”







La despedida de Iván Redondo no podía ser de otra manera; con publireportaje sufragado a su coste cero, a doble página en la hoja parroquial del Gobex en funciones y como corresponde a una despedida épica del que ha formado “nucleo irradiador” de los que se autodenominaron como los “mejores”.

Un abrazo enfermizo y un cerrar de ojos que ha durado cuatro  penosos años. Como los megalómanos que se creen dioses, han recibido una herida inmortal reservada solo a unos pocos; a los que descubrieron la pólvora, a los vascos de San Sebastian que para siempre serán extremeños de “pura medula”, utilizando el neolenguaje del que ha sido presidente de la asamblea extremeña, Sr Manzano; uno de los cinco testigos de tan excelsa hazaña, que vivió el lujo de formar parte de ese Centro de Alto Rendimiento, para siempre ya en la Historia, tras pasar por los rincones prohibidos a cualquier humano, los más imposibles e intransitados, reservados para los que inventaron la "excelencia".

Ellos, los del "abrazo inmortal", han gestionado el insuperable “mayor desafío  político, económico y social que ha vivido España en los últimos años”, gestionando el triunfo, “con presupuestos aprobados con mayoría absoluta, ganando todos los Debates sobre el Estado de la Región, superando una moción de censura, liderando grandes debates nacionales” y  gobernado victoria tras victoria hasta la derrota final. 

Cautivos y “desalmados” por la realidad de los votos,  solo queda buscar el salvoconducto del paso del tiempo para que los extremeños y extremeñas podamos llegar a entender todo lo conseguido y que solo  "circunstancias objetivas" tasadas por la ciencia política les ha apartado de la comprensión de un voto volátil que no supo intuir el sabor del caviar.  Porque ellos no mandaron a su ejercito a luchar contra las inclemencias de los elementos… de la corrupción de los otros, de la abstención de los suyos, del derrumbe de IU, que solo la lealtad del Presidente Monago con estas siglas, condicionó una convocatoria adelantada de elecciones para conseguir la mayoría absoluta. Solo una conjunción de variables externas provocaron la tormenta perfecta para su derrota. Otra valoración sería deshonesta y quedaría cuestionada  intelectualmente según Ivan. ¿O es que no anunciaban la barrida electoral del Presidente Monago las encuestas de la prensa amiga o de las encuestas pagadas?.

Cuando Ivan Redondo hizo declamar a Monago con un Murakami, aquella pedante cita leida en su boca de: "A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con La Muerte antes del amanecer., a Ivan Redondo se le olvidó pasarle el final de la cita, que se le viene ahora como un boomerang, cuando decía: “Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú."

Como a Churchill, a Monago le "queremos para la guerra, para la gestión de esa herencia" de un 23% de tasa de desempleo que él transmutó en un 30% o de una deuda que él solo duplicó. Ivan, le augura que volverá a ganar elecciones cuando lleguen otra vez mal dadas con las próximas herencias de la escudería de los Ferrari. Como Harold Wilson : "Ningún primer ministro entrante se tuvo que hacer cargo de una situación económica como a la que nosotros le hemos dado la vuelta. Ahora cedemos los medios para realizarlo; se los cedemos a otro Gobierno". ¡Gracias, Monago¡.

Que os acompañen, cautivos y “desalmados”, para siempre, la banda sonora de vuestros abrazos eternos y vuestras heridas inmortales de dioses sin parabólica, con vuestra música de violines, clarinetes y de reglado hip-hop en vuestra escuela de alto rendimiento de insoportable memez.