martes, 26 de mayo de 2015

Fin de la astracanada en Extremadura





El PP de Extremadura está de suerte al perder las elecciones; puede que tengan otra oportunidad de futuro tras la necesaria marcha de Monago al senado, para quitárselo de encima, o su vuelta al trabajo en el parque de bomberos; dignificando la política, a los suyos y a él mismo, porque muchos entenderíamos, al fin, su cacareado concepto de "regeneración democrática". 


En la noche del 24-M, cuando Monago había entregado la cuchara, telefónicamente, felicitando a Vara, aún en el Canal Extremadura TV se manifestaban los tertulianos institucionales del régimen con la esperanza de que en el último veinte por ciento por escrutar se pudiera dar la vuelta a los resultados. Eran los últimos estertores de la astracanada.


Los corifeos a sueldo de esa tragedia clásica que es la manipulación: Lola Izquierdo, directora de la Cadena COPE en Tierra de Barros; David Vigario, corresponsal de El Mundo y Expansión en Extremadura  y José Joaquín Rodríguez Lara, hacían malabares para afear o minusvalorar la victoria de un nuevo Presidente que sin duda evitará hechos tan vergonzosos propiciados con dinero público con estos personajes. 



Sus caras, no eran las de analistas independientes; tan solo mostraban el derrumbe de sus paniaguados sueldos por hacer de "voceros" subvencionados, sin haberse sabido adelantar a una idea tan básica como que en esta vida todo es efímero y que no se puede escupir obsesivamente al cielo.


Confieso que sentí un placer morboso en observar la morfología facial de su derrota. Me conmovió, sin embargo, por parte de Vigario, un gesto de solidaridad con otro caido como Pedro Escobar afirmando que "le daba pena su desaparición política porque es una buena persona". Los viajes compartidos generan afectos eternos.

Seguro que Vara pondrá fin a este insulto a la inteligencia colectiva de "hooligans" al servicio personal del presidente. Es necesario para que podamos salvarnos colectivamente. Ellos, con su aplauso fácil, como el director de un periódico que todas las noches se presentaba con su nueva portada y otra nueva victoria ayudaba a fijar la foto fija esperpéntica de la mentira institucionalizada. En el lado opuesto, es justo reconocer a los periodistas de radios como La Ser y periódicos como El Hoy o El Diario.extremadura, impresos y digitales de la región, que han tenido la dignidad y la valentía de resistir. 

Parece que fue hace un siglo cuando inició su gobierno. La resultante es la sensación de agotamiento psicológico por el tsunami de ideas de venta fácil, aunque tramposas, al que ha sido sometida la ciudadanía extremeña en esta legislatura. Otros cuatro años más, desde la objetiva ley de la gravedad, hubiera sido imposible de soportar. Por otro lado, la capacidad de parir "paridas" hubiese tenido un límite o hubiese terminado generado cuestionamientos dentro del propio equipo de Monago. Por desgracia, este desideratum, podría haberse evitado pero su periferia, para evitar la disonancia, le aplaudía y le jaleaba, provocando un bucle enfermizo que derivó temprano en astracanada. 

Ha sido tal el número de ideas por minuto, de medio pelo, que generaba su maquinaria de "tele-tienda"  que era difícil interiorizarlas y mucho más creérsela, terminando por visualizarse la escasez de su proyecto pueril.

La buena noticia tras la resaca que ya vivencian los autónomos, los trabajadores o los funcionarios es que la astracanada ha muerto. Monago es pasado y para su desgracia en los libros de historia no se suele hablar profusamente de los bufones. 

Pasamos a un tiempo difícil, porque la recuperación no ha llegado, pero es tiempo de renovar la ilusión perdida y recuperación de la dignidad, donde deberá hablarse en el lenguaje comprensivo de la gente; tal vez porque nos hayamos hecho mayores en estos cuatro años y hemos descubierto que los fantasmas no vuelan y solo existen en la mente de aquellos que creen que nacieron para "salvarnos". 

Tomé conciencia de la derrota de Monago cuando a pocos días de cerrar la campaña, se pronunció, de manera extemporanea, por su ilusión por ser ministro de interior; toda una muestra de su patológica pulsión de ordenar, de denunciar, de encarcelar que ha mostrado en los últimos meses arremetiendo contra policías, mujeres desahuciadas, campamentos de la dignidad, sindicatos, empresarios

La deriva de su campaña, posiblemente diseñada por el mayor de sus enemigos, al menos, nos evitó la traca final del escudo del Barón Rojo que nos tenía preparada, diseñado al parecer por el lider de este grupo musical. Seguro que ahora si podrá leer a Chinarro, Murakami, etc para poder entender que el egocentrismo se cura con humildad. Al menos, nunca la derrota estuvo tan acompañada de todo tipo de música a ritmo de talón bancario, cuando si hubiera tenido "luces", puede que le hubiera servido con los clarinetes y violines de nuestra Orquesta de Extremadura que él no pudo exterminar, aunque lo intentó. 


jueves, 21 de mayo de 2015

La princesa está triste









La princesa está tristre. ¿Qué le pasa a la princesa?: No quiere hablar con la Cadena Ser, no quiere hablar con el diario HOY.  Él es de andar por casa, nada de preguntas indiscretas sobre sus excentricidades, nada sobre sus viajes costeados por todos a Canarias, nada de romper el dulce sueño del poder para engorde de su ego.

El siempre fue de jugar cortito y al pie, que se trastabilla. Su decisión de no hablar en campaña con estos medios es coherente con su anuncio tabernario de exterminar estos medios si vuelve a ganar las elecciones. Con el dinero público, él es quien decide quien vive y muere. Es lo que tienen los "desideologizados" como él; acabar con los diferentes para no poner en riesgo su estabilidad emocional, para la estabilidad de una perturbación latente que para no desbocarse, necesita reescribir su historia, la historia de Extremadura y hasta la historia de su partido. De ahí que,  "la tierra para el que la trabaja", "ni un paso atrás", el canto al "mayo del 68", o "hacemos"... sea una alucinación ante la falta de un político con un discurso tan inconsistente como su rap institucional. 

¿#Hacemos?. En el fondo, como todo desclasado, tiene mala conciencia de sus batallas primigenias de esquirol y juega a ser un verso suelto o un barón rojo, pero de sus entretelas solo salen ideas para un efímero fotograma en color sepia.
 
Afortunadamente acaban las elecciones y sus delirantes promesas. Promete 40.000 puestos de trabajo; los mismos que ha destruido en su legislatura. Su oferta es, ocho eternos años para estar como en Junio de 2011. De ahí, que proyectivamente, se muestre en campaña pedaleando en bicicleta estática para hacer sin hacer, para no avanzar, para no moverse del sitio.
 
Extremadura no se puede permitir salvarle de su patología megalomaniaca. Monago, no puede tener más tiempo porque en su imaginario fantasmagórico, el de un suicida, extinguiría todas las fantasías de ese mundo. De las necedades posibles que le quedarían por idear solo llegaría a la lucidez cuando se topara con su conjunto vacío. Es vital que Extremadura se salve, y de paso, que se salve el PP, si puede.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Sr. Monago, yo también quiero consulta





Cada día que ha pasado desde el inicio de su legislatura, aumentaban mis preguntas sin obtener respuestas. La última pregunta relativa a qué quiso decir con que le daba bloque de hormigón a Vara.  Tengo una mochila cargada de consultas que hacerle. Querría consultarle, Sr. Monago, sobre  qué extraña relación guarda con el Periódico Extremadura para poder evitar que la revista Interviú con fotografías suyas con Olga Henao salga el día anunciado, o qué valores democráticos le conducen a boicotear, en la asamblea extremeña la retrasmisión por un medio público como Canal Extremadura de una moción de censura a su gobierno o el turno correspondiente a la oposición en el pleno del 19 de marzo, o por qué las tertulias políticas en esos medios están pobladas de palmeros  de sus “logros”de los cuales no sabemos sus retribuciones. 

 

No solo yo, creo que muchos extremeños, nos preguntamos por qué tenemos un vendedor de tele tienda en lugar de un presidente de nuestra comunidad, o por qué no cambia usted de profesión y se dedica como un emprendedor, que se juega sus dineros y no los públicos, como manager de espectáculos; por cierto, bastante ruinosos como la polémica gala de los Premios Ceres de Teatro, con un despilfarro de más de ochocientos mil euros, por no hablar de su excentricidad relacionada con el clarinete de W. Allen, Pablo Alborán, o Extremoduro. Siempre a los defensores del libre mercado, les apasionó utilizar, para sus objetivos, lo público.

 

Sobre todo, en sus cuñas publicitarias de #Alo Presidente, evitando el filtro periodístico, podría aprovechar para responder a consultas relacionadas sobre sus medidas para retornar a los jóvenes que emprendieron la huida de nuestra tierra, qué posibles medidas hay, para el pan de hoy, de más de cincuenta mil personas en paro cronificado, y qué razones ha tenido para provocar recortes sanitarios, educativos y de servicios públicos en general para llegar a una resultante de 151.700 personas en paro en Extremadura; treinta y siete mil más que cuando usted llegó.

 

Pero en su trayectoria bañada de juegos populistas, austeros y regeneracionistas quisiera en esta consulta imaginaria que me diera respuesta a qué perversión en valores le lleva a perseguir todo lo que le molesta, amplificando esa neurosis  obsesiva, ahora se denomina como persona TOC –trastorno obsesivo compulsivo- , todo lo que no conlleva su engorde de un ego poblado de incoherencias, complejos, insatisfacciones, que pueblan su geografía humana. Perseguir a policías que velan por su seguridad, desahuciados que luchan por una vivienda digna, campamentos de la dignidad que evidencian su fracaso como político, sindicatos que no hacen más que estar en su sitio y en el que les corresponde y empresarios que no necesariamente le tienen que hacer la ola.

 

Sr. Monago, yo también quiero consulta, pero el 24 de mayo la tendremos y entonces espero y deseo que al día siguiente usted pueda comenzar a escribir sus memorias que nunca compraré. De lo contrario, yo que soy un ciudadano normalito, utilizando mi libertad, que nunca arrebatará su partido, seguiré cuestionando el conjunto vacio de su gobierno.