sábado, 25 de abril de 2015

Mi voto para G.F. Vara




Confieso que es la primera vez que declaro mi voto, públicamente, antes de unas elecciones, pero considero que la situación de Extremadura es tan límite, desde el punto de vista democrático,social y económico, que estamos obligados a evitar otros cuatro años de regresión hacia una Extremadura en color sepia. Hay que dar un paso al frente para favorecer un gobierno social y de confluencia, hay que alzar la voz para evitar aumentar una brecha que nos arrastre hacia otro segundo éxodo de extremeños y extremeñas.

Si tenía claro mi voto, hoy tras escuchar lo dicho por Monago: "Un bloque de izquierdas... un bloque de hormigón te daba yo", refiriéndose a Guillermo F. Vara, me ha reafirmado el voto porque el actual presidente de Extremadura ha terminado de enseñar toda su cultura política; más cercana al 18 de julio que al mediático mayo del 68. Monago quiere acabar con todo y con todos los que supongamos un mínimo de divergencia. Solo sabe gobernar en el silencio sepulcral de los cementerios pero nuestra tierra no se puede permitir ese lujo de político necio.
 

Si viviera en Madrid, votaría por Luis García Montero, por Gabilondo o Carmena, pero vivo en Extremadura y he sufrido, como extremeño, los cuatro años más decadentes de nuestra reciente historia en democracia. Votaré a Guillermo F. Vara. Frente a la Extremadura regresiva, una Extremadura de convergencia social donde seguro que va a caber la política, también de la discrepancia normalizada y el conflicto inevitable del que seguro surgirá el crecimiento.

Votaré a Guillermo con todas las reservas y críticas hacia el PSOE y sus políticas que por momentos se han alejado del socialismo, sobre todo con el último gobierno de Zapatero. Un PSOE que en su política nacional deberá dar un giro de ciento ochenta grados a sus políticas empezando por una derogación de la Reforma Laboral reaccionaria de Rajoy, pero también la de Zapatero y dar por concluido el concordato con la Iglesia.

El PSOE, tiene mucho que socorrer, mucho que derogar, mucho que recuperar, mucho que proponer; de lo contrario, volveré a estar contra sus políticas. Pero confío en Guillermo. No hay color. Y ya no hay más tiempo para dar el voto a una ¿izquierda? que sirvió a Monago de muleta. Fue un voto inútil. Lamentable la posición de liquidación que hacen con esas siglas los que apoyaron a Monago con su abstención y con su tacticismo. Los "paracaidistas" que aterrizan en las localidades extremeñas para boicotear opciones críticas con su organización merecen toda mi solidaridad. Monago y Pedro, Pedro y Monago son la misma cara de una moneda y en el anverso solo queda Guillermo, capaz de dialogar, concertar y consensuar para una Extremadura de futuro.

No hay color. Entre una persona con ideología, con valores, con ética, con la humildad acumulada también en la derrota, y otros que dicen que no hay ideología o la adaptan a sus intereses personales porque le da vergüenza la que tienen, que sus valores son tan efímeros como un minuto y medio de luces de neón, que no gobiernan porque actúan, que no hacen política porque prefiere el navajeo tabernario. No hay color.
 
De la deuda que se encuentra Monago a la que ha generado hay más de 1200 millones de aumento. De los desempleados que se encuentra Monago a los que deja hay una subida de 37.000 personas en paro. Cuatro años de recortes para nada. Cuatro años de vergüenza colectiva extremeña por tener a un presidente paseante de camerinos, de obsesivos reportajes periodísticos financiados con dinero público, con una estética de circo con palmeros agradecidos.

Cuatro años de cansancio, de nadería, de artificios estériles, de desvertebración social, de vuelta a una película reconocida por cualquier extremeño de bien, como son "Los Santos Inocentes", solo que esta vez una inmensa mayoría la hemos vivido en blanco y negro.
 
Un Vara para "socorrer", para "derogar", para "proponer", para "recuperar". En otro Presidente yo no creo.

sábado, 18 de abril de 2015

Con la formación, también MIENTO: (II)






Pasan los días desde que el Gobex Monago ha puesto en manos de la fiscalía a los Agentes Sociales por el tema de los cursos de formación y queda más clara la artera maniobra de un presidente que no debería utilizar la mala fe y a la administración para entrar en campaña como lo que no es; un adalid de la regeneración democrática. El objetivo no puede ser otro que emponzoñar el inicio del periodo electoral haciendo responsable al PSOE de una programación que fue responsabilidad del PP. Es tan previsible su afán por reproducir un escenario similar al de Andalucía que ha torturado la realidad para acomodarla a sus delirios fustigadores.

Lo que le ha salido bien, por el momento, ha sido su estrategia de evitar el pago a sindicatos, cooperativistas y empresarios, salvando la vía administrativa y trasladando el foco a la vía penal, con lo cual obtiene una doble ventaja: no pagar porque ha vaciado la caja ya que ha duplicado la deuda extremeña y criminalizar a propios y extraños en un momento en el que su partido y él mismo no pueden hacer gala de honradez. Pero todo tiene su principio y su final y Monago, al ser partidas finalistas, tendrá que mostrar dónde estan esos tres millones de los que habla y que no pueden ser utilizados en otro tipo de objeto. Las cosas no son como empiezan, sino cómo acaban

Hasta ahora, lo que queda evidenciado es que los afectados, CREEx, CCOO, UGT y CEPES, no tienen información alguna, insistentemente reclamada,  del informe de la Directora General de Formación para el Empleo que ha realizado para la fiscalía, ni tampoco el resultado de una Auditoria de parte, ni la resolución liquidatoria de la programación de formación de 2011, por parte de la Fundación Tripartita, a la cual se la presiona desde el Ministerio de Empleo para que no envíe informe a los interesados, porque pondría en riesgo la argumentación de una administración que debiera haber procedido, sin malicia, a terminar la vía administrativa y no convertir un tema tan delicado en objeto electoral.





Pero la calculada estratagema reseñada, hace aparecer en los medios de comunicación de la región, la presunta situación al alza de las empresas de formación de la hermana de la referida Directora de Formación, que al parecer ve aumentada y cuadruplicada su facturación con el gobierno actual y a la que este no ha dado respuestas sobre un posible favoritismo entre hermanas. Ni que decir tiene, que en los corrillos de las academias de Cáceres, es motivo redundante de rumores que por miedo no se dejan visualizar y que habría que clarificar para evitar toxicidad innecesaria en caso de infundadas insidias. Más aún cuando se podría dar la situación de que este cargo, tras las elecciones autonómicas, pudiera volver a trabajar en esta empresa como lo hacía antes de ser nombrada responsable de formación de Monago y la mano que firmo ayer la resolución de  la subvención de un curso fuera mañana la encargada de ejecutar la formación. 




Pero es lógico que Monago no puede estar para estos temas menores y esté más pendiente de programas como el de 13Tv, con motivo del año de “Cáceres gastronómico”, donde pudo interactuar con Montse Suarez, creo que abogada de “Manos Limpias” y con la alcaldesa Elena Nevado, hermana de la citada Directora, Mª José Nevado y de la propietaria de las entidades formativas, Rosa Nevado. A los pocos días de esta entrevista, esta organización se sumaba a la denuncia del Gobierno Extremeño, viendo también indicios de malversación de fondos y fraude en los cursos de formación. Al parecer, ha bastado los posibles efectos seductores de la credibilidad de Monago sobre la abogada para perseverar en ser el martillo del agraciado pasajero a Tenerife.

Cuando Monago acaba de prometer un contrato con los extremeños, el camino de la criminalización de entidades, colectivos y organizaciones vitales, más que necesarias para la vertebración de Extremadura no parecer ser más que otro slogan como aquel de “El empleo lo primero”.

Con la Formación, MIENTO: (I)

http://canchales.blogspot.com.es/2015/03/con-la-formacion-tambien-miento.html