martes, 18 de marzo de 2014

Monago vapea aros de humo






En mi niñez, siempre se me quedaba la boca abierta cuando algún adolescente, haciéndose el hombrecito valiente, se marcaba un vacile, con un cigarrillo encendido, fabricando aros de humo. Aros de humo repetidos, de los que nunca te cansabas de mirar.

Había que deformar previamente la cara, poniendo cara de besugo, jugar con la candidez de un espectador de edad temprana y  pavoneárse ante la parroquia. Luego vino la decepción al descubrir que había truco. 

Bastaba con inhalar el humo sin tragárselo, taponarlo con la lengua y desplazarlo con un movimiento hacia el exterior de la boca, teniendo en cuenta que a mayor tamaño del circulo formado con los labios, mayor tamaño del aro expulsado, diluyéndose efímeramente la magia en un instante.

La personalidad de Monago me sugiere a ese vapeador, que se engaña y engaña con un cigarro electrónico, de aros de entelequias, obligado a deformar mecánicamente su cara para proceder al truco facilón mientras se hace poblar de espectadores, y que juega con la candidez de otros que necesitan ser engañados. 

Como el clásico trilero, cuenta con la ventaja de la ingenua feligresía, del coro de la mediática subvencionadamente disciplinada que azuza el estímulo de aros de humo efímeros, que para evitar la desaparición del sueño o el descubrimiento del truco, se ve obligado a vapear compulsivamente, con un cigarro que no es cigarro, aunque para muchos esa repetición infantil de pirotecnia barata genere asco y hastío.

Es su paisaje de tramposos cubiletes que, por muy sabidos, siempre engaña al que se deja engañar, ayudado por "compañeros de viaje" que te despistan, bajando tus defensas, para que el vapeador pueda darte el cambiazo. Trilero que viene de thiller, de miedo. Acompaña una música carente de letra, pero que crea imaginarios pero inexistentes escenarios. Aros de humo.




  

jueves, 6 de marzo de 2014

Propuestas CCOO en REFORMA FISCAL

CCOO ha presentado un conjunto de medidas para una reforma del sistema fiscal basada en la equidad y la justicia redistributiva, a través de impuestos que tengan en cuenta el nivel de renta y riqueza de las personas, yrepartan de manera justa las cargas.

La reforma que propone CCOO plantea conseguir, a corto plazo, recursos adicionales para combatir el desempleo estructural y la pobreza (renta mínima), así como reforzar la lucha contra el fraude fiscal; y, a medio plazo, recuperar los niveles del Estado de bienestar, atender el déficit estructuraldelas pensiones y abaratar los bienes y servicios básicos.

Unas medidas que de llevarse a cabo contribuirían a la recuperación de la economía,lo que permitirá,a su vez,aumentarlosrecursos y garantizar la  financiación suficiente de los sistemas de protección social y políticas de reinserción social y laboral, como alternativa a los recortes. 

¿Qué son los impuestos?:

Los impuestos deben ser la herramenta que el Estado utiliza para redistribuir la riqueza. Los recursos que se recaudan han de servir para financiar los servicios del Estado de bienestar (sanidad, educación, desempleo,pensiones, dependencia...) que son la segunda herramienta de redistribución de la riqueza. 

Los impuestos no son un “castigo” que el Estado impone alos ciudadanos con el único objetivo de recaudar dinero. 
La forma en la que están diseñados los impuestos es fundamental asegurar que, desde el primer momento, una sociedad reparte de forma justa y equitativa los esfuerzos y los beneficios de acuerdo a las posibilidades y necesidades de las personas. 


CCOO defiende un sistema fiscal justo, suficiente y legitimado: 
  • Justo:La recaudación debe lograrse con justicia y equidad a través de impuestos que tengan en cuenta el nivel de renta y riqueza de las personas, que sean fáciles de cumplimentar, sencillos de entender, que limiten eimpidan el fraude fiscal, y los beneficios fiscales sean sólo los queestén socialmente justificados.  
  • Suficiente El sistema fiscal recauda el dinero que financia los servicios públicos(sanidad,educación, desempleo,  pensiones, dependencia,...) que forman el Estado de bienestar. El primer objetivo de un sistema tributario es, por tanto, atender con suficiencia estas necesidades de financiación. 
  • Legitimado La legitimidad social se consigue en la medida en que los ciudadanos valoren el sistema tributario y su relación con la eficacia, racionalidad,rigor y buen uso en el gasto público. Si la legitimidad es alta, más fácil será la lucha contra el fraude.                                                                                                                                                     
  • Articulo relacionado en mi Blog:                                                                              
  • Más información:



    Documento completo:  

                                                                                                                        

martes, 4 de marzo de 2014

¡Zarpamos¡: Amarres solidarios para el empleo (I)






Parecía que  no llegaba el momento pero iniciamos la travesía. Una experiencia que seguro no nos dejará indiferente, a nadie de los que participamos, y que deberemos ir evaluando para poder mejorarla en el tránsito. Para ello utilizaremos otra necesaria perspectiva, de la que seguro descubriremos nuevas formas de cuestionar lo ineficazmente repetido, otras miradas desde las que se expresen aquellos que más necesidad tienen de hacerlo, explorando espacios intuidos pero escasamente abordados; la mayoría de las veces por concepciones muy ortopédicas de las denominadas políticas activas de empleo. ¿Acaso, alguna vez, vimos los chicles pegados bajo nuestro pupitre?. 

No queremos soñar una única meta porque seguro que nos toparemos con muchas e inesperadas en el camino. La apuesta global de estos Amarres Solidarios para el Empleo es la de trabajar por dar visibilidad  a los que, aunque parezca mentira, son muy invisibles, porque la mediática de las cifras que suelen ser torturadas por los que generan el desempleo, suelen ocultar los sentimientos, los esfuerzos, los miedos, los pensamientos, las frustraciones, las soluciones o las capacidades de aquellos que lo sufren.

Es fundamental interiorizar que iniciamos un trayecto hacia cambios cognitivos personales a través de la potenciación de los recursos de los propios participantes de estos Amarres, y que se trabajarán competencias(1), de manera transversal y longitudinalmente en el tiempo, en un proceso de eliminación de resistencias que boicotean nuestros recursos e intentos en la búsqueda de empleo, o lo que es lo mismo, para defendernos de pensamientos discursivos erroneos que tienden a perserverar en respuestas invalidantes. 

La figura de la persona Orientadora intentará ser más dinamizadora que directiva. El plan de acción para una experiencia de los próximos cuatro meses, lo realizaremos entre todos, porque de lo contrario estaríamos negando un amplio caudal de recursos individuales a la espera de ser reconocido. En todo momento, el intento será de situar a la persona que tutoriza el grupo como alguien que no tiene “recetas” para encontrar trabajo. Más que un conseguidor, es un facilitador, que plantea la interacción dentro del grupo como técnica para estimular el posicionamiento personal en la búsqueda de empleo y los logros del grupo estarán determinados por las actuaciones y estrategias que sepamos poner en marcha, colectivamente; para modificar barreras que ahogan cualquier posible expectativa, aunque para ello estaremos obligados a poner en riesgo determinadas "zonas de confort" en la que nos instalamos o donde la presión social nos instala. 

Seguro que partiendo de lo colectivo, el cambio de nuestros relatos personales hacia una mayor implicación y eficacia en la consecución de objetivos personales será más fácil, reflexionando sobre la capacidad que tenemos los seres humanos de elaborar un relato, potenciarlo, desaprenderlo, reconstruirlo y por lo tanto de modificarlo para el equilibrio y el crecimiento personal. Las reglas de funcionamiento del grupo serán consensuadas en la primera sesión y nos acompañarán en el trayecto. 


Iniciamos, pues, la primera fase de estos Amarres, cuyo objetivo será facilitar la cohesión grupal así como la recogida de información y el análisis de las construcciones que los participantes tienen sobre el empleo, el trabajo, el desempleo y la formación, en sesiones entre tres o cuatro horas, una vez por semana.

Un acuerdo que deberemos cerrar en el inicio, será el grado de visualización que debe tener el grupo como colectivo, como grito por el empleo, avanzar en el diseño de todas las acciones que multipliquen los esfuerzos personales y marcar la temporalidad de estas acciones a las que se accede voluntariamente y por lo tanto se puede salir, también, libremente. 

¿Qué sabemos de cómo puede terminar esta experiencia colaborativa? o ¿acaso debe terminar...?, ¿nuestros escasos o abundantes logros podrán ser referenciados como un método de trabajo para otros?... Puede que esos "otros", que seguro vendrán tras nosotros, necesiten el faro y el acompañamiento de los que hoy iniciamos este trayecto.  
    


e
(1) Competencias: Las competencias serán trabajadas, de forma transversal, a lo largo de todo el proceso del grupo. Habilidades que deberán potenciarse: adaptabilidad, asunción de riesgos, automotivación, comunicación verbal y no verbal, comunicación escrita, compromiso, delegación, decisión, escucha, resistencia, sociabilidad, tenacidad, sensibilidad interpersonal, trabajo en equipo, liderazgo, flexibilidad, energía…


Y todas aquellas competencias que el grupo reclame.