jueves, 27 de junio de 2013

"Aprendizext" o el invento de la Formación Dual




La estrategia del gobierno del PP de cambiarlo todo para que todo siga igual o muchísimo peor, no es nueva, pero puede que estemos asistiendo a la consecución de su excelencia. El gobierno de Monago acaba de presentar un programa denominado “Aprendizext”; que no deja de ser una versión de lo que eran hasta ahora las escuelas talleres, bautizandolo como programa de formación profesional dual y descubriendo en paralelo la polvora. Por un momento he creído asistir a otra “reforma estructural”, aunque se parece a un intento frustrado de realizar el milagro de los panes y los peces.

El gobierno de Rajoy se estrenó con su Plan Nacional de Reformas, anunciando a su vez el cuestionamiento de las políticas activas de empleo realizadas por el gobierno socialista; primero congelándolas y más tarde tamizándolas de una eficacia inexistente. En todo ello, lo que subyace es que no creen en ellas. La utilización perversa de la evidencia de que por si solas no generan empleo, les denuncia. Son, solo, nada más y nada menos, que políticas de acompañamiento para facilitar la inserción en el empleo. Otra cosa son las medidas políticas, fiscales, o de innovación que deben propiciar la aparición de empresas y de empleo que nada tienen que ver o muy poco con los fuegos artificiales relacionados con el emprendimiento, que son precisamente las medidas que no se están tomando.

En la utilización grosera que el PP hace del lenguaje, también en la formación profesional deja su impronta. Cuando asistimos a la devaluación de una formación que debería ser central en nuestro sistema educativo, el ministro WERT, con su LOMCE, la degrada con una segregación chusca y clasista dirigiéndola al alumnado con dificultades o sin recursos. Un diseño que se aplica, en paralelo, al otro subsistema de la formación para el empleo, utilizando la ornamentación floral para esconder una oferta hueca de calidad. Ese malabarismo se manifiesta en el intento de reinventar otra forma de hacer políticas activas, presentando programas en alternancias de formación y empleo con prácticas laborales, denominándolo Formación Profesional Dual y ya tenemos la innovación realizada, pudiéndonos comparar definitivamente con el sistema educativo alemán, que propicia la cercanía de los estudiantes con la empresa.

Seamos rigurosos y para ello un breve recorrido por nuestra reciente historia. La crisis económica y la movilización sindical en los ochenta trajeron una readaptación de la formación profesional y fueron las organizaciones sindicales de clase las que propiciaron la necesidad de una mayor coherencia entre la cualificación profesional  y el mercado de trabajo. Y así en el 1985 nace una apuesta por la formación profesional ocupacional no reglada y programas como los de Escuelas Taller y Casas de Oficios, de la mano del célebre Peridis. Programas que alternaban la formación y el empleo y las practicas en las empresas. Pues bien,  si esto es la dualidad, la formación profesional dual se viene haciendo desde estos años.  

El programa “Aprendizext”, al que habrá que evaluar en su momento, presenta certezas que mucho me temo son reflejos de políticas austericidas de este gobierno y que en nada mejoran el diseño de las Escuelas Talleres.

Como certezas, es manifiesto que no se puede hacer “más con menos”, tal y como reza la estrategia de este gobierno, evidenciándose la intención de abarcar a más número de jóvenes con menos recursos; muy por encima de las posibilidades estructurales y técnicas del  SEXPE y de las posibilidades económicas y técnicas de los ayuntamientos, degradando inevitablemente la calidad de la formación que se pretende dar, reduciendo las condiciones salariales del profesorado multiplicándose sus funciones, propiciando certificaciones profesionales parciales en muchos casos de escaso valor, “ofreciendo” prácticas laborales en medios rurales donde son inexistentes las empresas y donde además es evidente  la inexistencia de la tutorización necesaria que pueda dar coherencia a las mismas.

Cuando se degrada el dialogo social, y el acuerdo concertado entre agentes sociales y administración es sustituido por apuestas más cosméticas que eficaces, la resultante está cerca del desvarío. Cuando deberíamos estar acordando un ambicioso plan de empleo juvenil, con estrategias integrales para la inserción real en el empleo, la Consejería de Empleo se muestra preocupantemente entusiasta de un modelo de emprendimiento sustentado sobre la desesperación y la nada.
 




.




domingo, 23 de junio de 2013

Lo que hay que WERT

 
 
Tengo que graduarme la vista, pero mi amigo Xavi Nuez Pérez, dice, con muy buen criterio, "que para lo que hay que WERT...". El caso es que el alcalde de Plasencia debería, por ser suave, decir la verdad, porque justificarse con la bajada del desempleo en el último semestre en Plasencia es inquietante.
En la entrevista del Periódico Extremadura del 23-06-13, los males de la ciudad los achaca a la herencia del gobierno anterior. Pero la película debe contarse desde el inicio porque de lo contrario uno termina por confundirse con tanto marketing, neolenguaje del PP y travestismo mediático. Y claro, en mayo de 2011, el paro en Plasencia, cuando dejó la alcaldía la "culpable" de esa herencia, Elia blanco, era de 4.009 personas y en Mayo de 2013, tras dos años de mandato de Pizarro, el desempleo en la ciudad ha crecido un 41,48% alcanzando los 5.672 personas desempleadas, lo que supone un incremento neto de 1.663 personas. Y no seré tan demagógico de culparle a él de esa subida, pero si podré decir que han sido las políticas que él defiende las que nos han llevado hasta aquí.
No es anecdótico que haya sido Plasencia foco de una de las localidades extremeñas donde las personas desempleadas se han movilizado a través del Campamento Dignidad Plasencia, arraigando con más fuerza. Salvo una reunión con los acampados las señas de identidad de esta alcaldía es la de mirar para otro lado a la espera de que a pesar de Monago y Rajoy cambien los tiempos y aunque sea a través del empleo precario cambien las tornas.Salvo multar, por medio del sargento NISA, a sindicalistas y acampados por reclamar empleo no ha habido otra apuesta por parte del Sr. Alcalde. 
Mientras otros tiempos llegan no cabe esperar otra cosa que un master en juegos florales y aleluyas a la Virgen del Puerto, patrona de Plasencia por parte de esta alcaldía. ¡Ah¡ y redundar machaconamente en aquello de la herencia. Y no creo que eso lo diga por la lotería de los 240 millones de euros que le tocó al actual gobierno con el impuesto bancario de los últimos 10 años que peleó el anterior gobierno autónomo y que ya han dilapidado intentando ser los campeones de la lucha contra el déficit, y todo ello para que el Sr. Monago haya logrado la cifra histórica de 182.400 personas desempleadas. 

viernes, 14 de junio de 2013

Monago, un verso hueco.




Desde que Monago ganó las elecciones autonómicas de Extremadura anunciándonos la llegada del empleo, se han destruido 45.000 puestos de trabajo; de los cuales hay más de 8.000 autónomos o emprendedores, que ya existían antes de que llegara, no el "barón rojo", sino el "verso hueco".

El desempleo ha aumentado en 53.000 personas y  más de 70.000 ya no tienen ninguna prestación por desempleo.  Aún recuerdo como con su investidura, pomposamente, decía que "no bajar de los 120.000 desempleados de entonces lo entendería como un fracaso". Según la EPA del I Trimestre de este año, alcanzamos los 182.400 personas sin empleo. Hay bocas que deberían permanecer selladas para no ser un verso hueco, o alternativamente, que el partido del gobierno hiciera una de sus "reformas estructurales" para que desaparecieran las hemerotecas.

En el debate de la región en el que solo Monago y los suyos ven que Extremadura ha pasado a un "liderazgo histórico" sin parangón, y que en nuestra región se ha incrustrado permanentemente la primavera,  pero la realidad es otra y MONAGO vende trenes sin estaciones, inventa empleos imaginarios, baja los impuestos dos euros al mes mientras sube el canon del agua en 20 euros, regala extras en diferido, y simula con Rajoy una lucha titánica que tiene menos credibilidad que Floriano hablando de derecho laboral. Yo  y muchos extremeños cedemos los 23 euros de rebaja del IRPF a cambio de que nos devuelva nuestros servicios públicos perdidos.

En lugar de dar trigo, se dedica al predicamento basado en ocurrencias populistas porque ha descubierto su perfil seductor y cuando habla, en lugar de hablar para el entendimiento, habla para sus orejas y se infla, se infla, se infla como un globo que explotará y nosotros con él, enseñando las plumas de un crecido pavo real. Por eso, le molesta el rigor de un dirigente sindical como Julián Carretero y trata de desacreditarle dándole el carné de "nacionalista catalán", "persona de derechas", o "reserva espiritual de la oposición". Ver al presidente de tu región, en un debate sobre el estado de Extremadura, arremetiendo contra el secretario general de CCOO que asistía como oyente en la tribuna de invitados, fue pátetico y proyectivo de la baja autoestima de un ¿político? que le enerva cuando no se le aplaude con las orejas.  

Pero cómo valorar positivamente que la inacción del Gobierno extremeño haya llevado a Extremadura a su mayor tasa de paro; un 35,5 por ciento, ocho puntos más que la media estatal,  duplicando la destrucción de empleo por encima del resto de España y perdiendo más de 8.000 habitantes la población extremeña en el 2012 tras 17 años aumentandola. Eso duele, el rigor y la coherencia frente a un vendedor de humo y circo. Pero los extremeños quieren pan y trabajo y Monago solo sabe ofrecer más paro y circo decadente. 

Con los datos frescos del Banco España, la deuda de Extremadura es hoy de 372 millones de euros mayor que hace año y de 596 más desde el inicio de gobierno de Monago. ¡Blanco y en botella¡. Y eso que le tocó la lotería con los más de 240 millones de euros por el impuesto bancario procedente de la herencia.

La resultante actual es más que drámática; son 182.400 razones para que Monago deje de jugar con el octavo pasajero, Ivan Redondo, a la mercadotecnia, de creerse un pavo real o de recitar como Nerón versos huecos.